11 de mayo de 2018

DCCCXCVI.- Despavorí



Aquel extraño alrededor de antipatía, 
la silenciosa que no baila nunca,
no me miraba con los ojos dulces
ni me decía nunca nada me decía.

Me fue aplastando un cojinete negro
sobre las cosas que yo siempre amé:
el alma ciega y los zapatos frios,
la casa causa que no quiero volver.

Digo tambor que repetíase tonto
la misma escuálida me espanta lejos,
cuando se abrió una ventanilla supe
que no había modo de volver atrás.

La culpa mía yo que tuve la culpa,
que yo era causa de su infelicidad,
y ella queríame con ella por siempre,
pero hasta siempre se termina alguna vez.

No hay comentarios.:

Nos gusta Cuculí Pop