30 de abril de 2016

DCCLXXXII.- Orilla


La vida que viene debiera 
ser al fin y al cabo eterna 
porque si así no fuera, 
tendríamos una pierna 
metida en el ancho mar 
(siempre con miedo a morir)
y la otra en la tierra igual:
una muerta y otra aquí,
unidas por un cordón
umbilical impermeable
a la memoria, y con un sable
que las corta sin solución.

No hay comentarios.:

Nos gusta Cuculí Pop