1 de febrero de 2008

CCXCVII.- Digital para cual




No se tocan manos fúnebres amargas
en las ásperas siluetas desgarradas,
ni se quiere su caricia si no embarga,
cuando evitan tocar nunca nada.

Ahora quiero yo besar tus manos
y esparcir un cirio virgen por el mar.
Lo que me da la paranal felicidad
que me sustenta, que me da que hablar.

Si el silencio de tu boca busca
conquistar tus manos libres, brillarán
como alondras en el cielo de la noche
por el químico solvente que nos hace nadar.

Y yo estaré, mi caminando contigo,
la perpetua lumbre curva en tu panal
y perderé toda la vida en un instante,
porque un beso de tus manos quedará.

2 comentarios:

deborahadaza dijo...

Wow te estas poniedo dulce...

besos

deborahadaza dijo...

fe de erratas: poniendo...

Nos gusta Cuculí Pop