28 de enero de 2008

CCXCII.- Niebla



Juntos seremos afiebrada vida cúspide
por cientos de callados que unidos nos son
tan dentro y nosotros, desnudos, exangües,
cantándole al mundo en orgasmo y amor.

Yo me vine niño hasta el Ángela de mares,
una noche solo y en barco soñé
sumido en el alma arropada de sabores,
de rojos abiertos, y besos amé.

Mi pálida rosa pulida y porosa
que cada segundo pregúntaba qué,
tocando y pidiendo vivir cada cosa
que aun hoy, caprichosa, pequeña se fue.

Le quiero y le guardo una esperma furiosa
de miel verdenauta y erecta pasión,
por ir dentro de ella, canción fervorosa,
y estar para siempre con alma y calor.

1 comentario:

deborahadaza dijo...

me gusta tu manera rara de escribir, abrazos

Nos gusta Cuculí Pop