18 de enero de 2008

CCLXXXVI.- ¡Tanto Tonto Contento!


El mundo me aconseja ser sereno
y me dice que debo callar,
contenerme en recipientes de hielo,
pero ocurre que no puedo aguantar.

Cuando advierto que quizá te abrumo mucho
y te obligo a deslizarte sin hablar de amor,
me siento nulo,
me pierdo un poco y nuevamente escribo
y, nuevamente al confesar este calor, me doy,
porque, Libélula, es calor lo que me agita
y doy entera el alma mía en tu honor.

Tanto quisiera no tener que andar diciéndolo,
pero la pólvora distinta de tu voz me arrebató,
me doblegó y yo debo reconocerlo:
soy agua clara y refrescándote -contento- te amaré.

Te digo -tonto- inexorable que te quiero
y sólo a ti, soy de tu cielo y tu color de vegetal,
y cuando llegue el momento de decirnos adiós,
cuando el verano se haya ido y sólo estemos tú y yo,
¿qué pasará?

Si necesito ir a morir contigo
no separarme nunca más de tu abanico y conocer
el oropel de nuestro nombre unido
y el apellido de tu padre con el mío en la pared,
yo quiero estar,
¡yo quiero verte y consumar mi luz de abrigo!
Mas me debo serenar y alivianar tu dulce paz,
para que pueda así limar y dar sentido
a esta frenética pulsión que me despierta en el hogar.

Amiga, voy a relajarme como un niño
y cuidaré tu corazón en libertad, lo haré
porque el amor que de mi boca se hace trino,
puede sonar muy estridente y perderá su liviandad.

Amiga hermosa, por tomar distancia,
si yo lo logro seguiré siendo de ti. Total,
si no lo logro acaso tenga una esperanza,
y como sea yo estaré por ti, puntual, igual.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

y tanta tonta esperando!

. dijo...

"el apellido de tu padre con el mío en la pared"

Me encanto... sinceramente, me encanto n_n

zoetrope dijo...

Es como que no habria espera sin tiempo, y sin tiempo no habria recuerdo. Wen blog.
Saludos.

Anónimo dijo...

"Si necesito ir a morir contigo
no separarme nunca más de tu abanico y conocer
el oropel de nuestro nombre unido
y el apellido de tu padre con el mío en la pared,
yo quiero estar,
¡yo quiero verte y consumar mi luz de abrigo!
Mas me debo serenar y alivianar tu dulce paz,
para que pueda así limar y dar sentido
a esta frenética pulsión que me despierta en el hogar.

Amiga, voy a relajarme como un niño
y cuidaré tu corazón en libertad, lo haré"

estos versos son hermosos, vaya que te late el alma!!!

Nos gusta Cuculí Pop