21 de enero de 2008

CCLXXXIX.- Casi nada más, tantito



Si por descuido, mariposa blanca,
me avoqué lleno a la plural de ti,
fui un alcornoque que no guarda, y lanza
todo el carbón a la caldera, sin vivir.

Porque la vida, si no tiene pausa,
es alma brusca que se apaga y va
como la mecha que jamás se cansa:
yo quiero serte para descansar.

Y hacer amigos al sentir proclive
la lluvia danza que nos mojará;
seguir descalzos despacito, y vive,
mi amor entrego y lo navego sin remar.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo quiero serte para descansar! que Oracion! sin mas que decir, ya lo ha dicho todo usted en las palabras. saludetes!
Joel

deborahadaza dijo...

"Porque la vida, si no tiene pausa,
es alma brusca que se apaga y va
como la mecha que jamás se cansa:
yo quiero serte para descansar."

otro abrazo grande!!!

Lluvia dijo...

Yo aplaudo el regalo de la casualidad que me trajo hasta tu casa, pues leerte es como escuchar un magistral bals...Sentimiento, elegancia, autenticidad...
Sublimes metaforas y genial forma de dibujar con las palabras.
Un abrazo lleno de admiración desde Valencia (España)
ANA

Nos gusta Cuculí Pop