11 de enero de 2008

CCLXXVIII.- El Cabro Pillo


Me gusta más el cariñito instantáneo
y la mirada enamorada de inmediato,
que este penoso deambular urbano
de no mirarse lo que va calatos.

Todos se quieren y se quieren dar,
todo se busca y se adivina el sexo.
Lo que no tiene nada malo en realidad.
Sólo es la mar desmesurada de regreso.

Quiere volver a apoderarse de la arena,
de la que nunca se hará dueña tal vez,
de la que besa y abrazándonos te quema:
espuma nata seminal del hombre bien.

Así que ponte a trabajar, hermana mía,
sal a la calle en caramelo general
y ponle manos a la ubre todo el día:
abre tus piernas al eterno carnaval.

2 comentarios:

deborahadaza dijo...

Escribes raro, no es que no me guste o no sea bueno, solo q tu poesía es como un gran semicirculo que no se en donde se hace la abertura y no se cierra...

besos

Anónimo dijo...

Me parece muy buen consejo!

Nos gusta Cuculí Pop