20 de diciembre de 2007

CCLXV.- Anestesis


¿Y cuál es el alivio que sin duda merezco
o el arco más eterno que tendré que atravesar?

No quiero esta fecunda tempestad ni privaciones:
pasar de la dichosa niebla un día a aquel horror
de ver que no hay pirámide ni eterna tumba nunca
y solo espirituales desventuras que se van.

Se olvidan pero toma todo demasiado tiempo,
milenios y periodos glaciales sin edad
que duran lo que tarda la certeza en deglutirse
o el sol de la mañana en alejarse y dar al mar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bonito:
Así te quiero, libre...al fin

deborahadaza dijo...

Hermosa foto, buen texto!

Nos gusta Cuculí Pop