15 de diciembre de 2007

CCLXI.- Obvio


He sido totalmente un alcornoque llorón:
tenía entre mis manos la semilla intacta,
la luz encandilante que llamaba y yo,
cegado por la furia, no la quise hallar.

Venían los gorriones a nacer conmigo
y toda un agua nueva flor delante de mí:
vergel apasionado que inyectando gaviotas,
tocaba mi cabello, más no quise ir.

Y sin embargo quedan en la orilla marcas
de alguna que otra línea que la mar borró:
escrito en el vestigio de la arena blanca
al menos para mí se lee clarito amor.

No hay comentarios.:

Nos gusta Cuculí Pop