17 de diciembre de 2007

CCLXII.- Cuculábil



Montones de hojas secas
golpean a su puerta
y cierta gata tonta
se resiste a perecer.

Temibles por la noche
le vuelan diez zancudos
que quieren de su sangre
lo rojo, ya sin fe.

El cielo le entristece,
que hay sombra oscuridad:
su vida huele a muerte,
mas todo va a pasar.

Lo malo es que demora
pues viene un día más
de pérdida y ahora
los niños son su paz.

La calle le da pena,
la taza de café
y cada noche buena
lo llama su mujer.

No hay comentarios.:

Nos gusta Cuculí Pop