4 de diciembre de 2007

CCLIII.- Hasta Pronto Infinito Fugaz


De pronto había una lumbre que llenaba todo.
La playa en que dormía se pobló de sol
y vi que no era el hombre poderoso y firme
ni el bien amado dulce que merece tu lugar.

La inmensa levedad nos sorprendió desnudos,
cual vértigo de culpa y se desmoronó,
pues nada que yo hiciese me la devolvía,
ni mi beso tierno claro en soledad, el calor.

Y así me acontecía con horror ingente:
la piel de la resaca ya no volvió más.
Se fue hasta lo profundo de la mar muriendo
y me ha arrojado náufrago su desesperación.

Permite que se bañen mis tobillos firmes,
amiga, no te ocultes para siempre de mí,
que arena en donde hallaba caracolas blancas
lleva el mar consigo libre hacia la eternidad.


2 comentarios:

Tami dijo...

mehasdejadosinpalabras(L)

faifitalinda dijo...

Me refleja en alg este MARAVILLOSO POEMA,que deseo me perdones,pero es UNO de los más encantadores que te leido,(todos los hallo buenos,incluso algunos ni los entiendo,jeje)Muy Hermoso,tiene razón la persona a la cual dejaste sin palabras.

Nos gusta Cuculí Pop