29 de noviembre de 2007

CCLI.- Amortaja Caminando Perpetua


No debiese haber podido nunca yo
pronunciar toda la infamia lluvia rota
cuya insignia estupefacta es ese idioma
por completo incomprensible que no entiende

nada y nadie que haya sido sino insano
todo raro puto vicio enteramente.

Dejando que prosiga su tejido cansado:
vidrio opaco de la intensa noche estéril,
su trepar de sucia cáscara baldía,
de cubierto crudo incienso rodeándonos,
como sexo pronto mío duro raro y tan inútil,
de campanas prodigiosas que no oyes,
de la gente que se duerme dolorosa,
de los tercos veranos que siempre vuelven a venir,
de la música que ha muerto en mi interior,
de rosadas invenciones en calipso,
y de amor amando amantes amarillos.

Y he querido ser capaz de proferir así callado
comediante al mundo un arte insigne y puro,
como avaro nido inquieto en su fingir completamente
la existencia desde el aire por rendir
toda fragua en extinciones de imposible,
en conciertos de cadáveres protestas
y a la Historia divisiones en la frente,
cariñoso niño fijo como fijas
son a veces las miradas en el tren
de mujeres que se asoman simulando,
y el horror de ser el lecho vacío,
ser el cuerpo mastodonte marchito
hecho linfa para el suero de la muerte
y la eterna lucha sangre de mi sangre
que es sueño y resina salada sin movimiento.

No hay comentarios.:

Nos gusta Cuculí Pop