23 de noviembre de 2007

CCL.- Océano Tumba


Al viento del bote, guardó su aparejo
mirándome tibio y pidiéndole al mar:
"¿Qué fue de la rosa dormida langosta?"
-Dorado cangrejo, no sé que pensar.

Si vine algún día, no ha sido por ellos
ni fue para darle sentido al inglés
que, loco y desnudo, en la rada sin dueño
le busca insensato un tesoro a su fe.

Tampoco fue para esconderme en la cima,
cansado y dolido, marchitos mis pies,
porque hubo allá lejos un vértigo antiguo
que súbitamente se quiso de mí.

Largo mal soñar que lastimero produce
las brumas, los cirros, la lluvia al venir
y es como ese látigo añejo, filoso,
de tierra, de angustia, y levanta su crin.

Un viejo que adusto guiaba la barca
fue niño, carnero, conejo y mastín
de lava aferrada a la grieta comarca,
mas todo por siempre ha quedádose allí.

No hay comentarios.:

Nos gusta Cuculí Pop