13 de septiembre de 2007

CCXXII.- Con mucho respeto



Con vino gratamente de otro modo
las palabras emborracho con humor:
descubrí que un nuevo idioma imposible
me ha alejado de la plaza universal.

Y me embriago inevitablemente
si respiro, su etilente comatoso
me asegura aquel destino de azúcar:
solitario padre nuestro personal.

Alegre mi voz huele a terca payasada:
lo necesito porque está en mi piel,
y si concurro a la primera llamada
era el circo que de niño abandoné.

Cuando venga la estaré esperando:
yo le ofrezco lo que quiera de mí.
Si despierta a medianoche sentiré
su vergüenza entristecido venir.

1 comentario:

faifitalinda dijo...

cuculí, muy hermoso tu poema de hoy,más que nada de lo por mucho respeto,admiro quien respeta y se hace respetar,cariños.

Nos gusta Cuculí Pop