31 de agosto de 2007

CCXVIII.- Llareta Calamina Despoblado



Nuestro dolor del que se oían sonatas,
hecho poema es funeral en el desierto,
no queda nadie y la mujer por el camino
se fue llorando en epitafios de fuego.

Ahora me voy a proscribir los campos,
a desatar toda mi maña en hecatombes,
porque ha quedado la ciudad abandonada:
considerable mineral del siglo viento.

Nadie olvidó siquiera cargas ni saleros
y un surco nuevo nos ocupa en su labranza:
somos del dueño de las cosas muertas
y viviremos para siempre en ostracismo general.

2 comentarios:

bajamar dijo...

El ostracismo general, en general, le ha hecho muy mal a este país, mu mal, y por cierto, también ciertos generales...nada de ciertos. Me fuí por cualquier parte, pero me parece un escrito muy decidor

un abrazo Cucú

Anónimo dijo...

¿cuculí? ¿acaso sois del norte de Chile,ohhhhh,qué maravilloso sería,porque quizás hasta nos conociésemos,investigaré solo en tu prosa,hasta dar contigo, solo que con aquélla fotografía, en que preciese estás junto a tus hermanos y tu madre,no no sois el que pienso,más algún día te hallaré.Os felicito si,por lo que hacéis es hermoso y muy diferente todo.¡¡cariños cuculí!!

Nos gusta Cuculí Pop