29 de agosto de 2007

CCXVII.- Estimúlame Potoca Naranja


Se despierta en mí tu coro lánguido carioca
y la tatiana majestad con que parece brillar
el arado jalapeño en mi sonar sencillo
que es el vino y el deseo que no logro contener.

Caprichosa y desnuda clorofila buscaremos
la vigüela en mi acicate caporal magnificente:
vigorinas ultravoces de mi cálido motor:
la quirina que algún día yo por fin conocí.

Que es el tímido aliento en mi candor de pajaritos,
grillo mínimo y provocas la libélula a vivir.
Porque angelinas tú casi todo lo que tocas,
le aseguras a mi trigo un harinoso porvenir.

1 comentario:

bajamar dijo...

jaja que potoca

me recordó a la pototina, siempre me hizo gracia ese nombre, aah y la pototito...qué creativa esta gente de entonces.

El poema, muy lúdico y tierno

saludos

Nos gusta Cuculí Pop