24 de agosto de 2007

CCXIII.- Sereno Dinosaurio y Remolino Pulga



La alondra pendenciera me mantiene alerta
y, desigual que asusta, se apodera de mí.
Abunda su inexperta cacatúa mixta,
collar incorporado e inundación hasta morir.

Al pretérito imperfecto lo destiñe la sangre:
mi preferida sucia que marea y se va,
fatídica y bendita, me arrebata el alma
y deja sólo viandas que yo mismo elegí.

Para volver atrás y averiguar tu mundo,
por extinguirme, busco un sacrilegio en ti,
su quicio más estricto y no lo encuentro nunca,
lo básico y lo crudo que no puedo fingir.

El péndulo timón que ni yo mismo controlo,
me pide que te ame y te deteste a la vez.
La voz de la arrogancia en mi camino solo:
se pone mis zapatos y me obliga a vivir.

No hay comentarios.:

Nos gusta Cuculí Pop