22 de agosto de 2007

CCXI.- Libra Merodea



Hay una ramera que se mete de noche
indócil en mi cama de sabbat,
vendiendo dulcemente leña seca,
lleva dentro un amistoso calamar.

Yo rechazo aquel estío desde el alma
y la vileza de mi holgada madurez:
vida triste acomodada y dependiente.
No la quiero ni la voy a defender.

Habita en mi morada un aberrante plenilunio,
y las hienas se solazan en mí,
con el cuero de mi amargo infortunio,
anaranjado, maniatado y caprichoso corazón.

Soy la carie, el nubarrón y la sutura,
soy espasmo y venenoso cascabel,
soy la mácula rabiosa que una fiera
llueve razas por el mundo desde que éste se fundó.

No hay comentarios.:

Nos gusta Cuculí Pop