19 de julio de 2007

CXCIV.- Todo Mentira


Porque sigo siendo azul como agua limpia
y me reciben manos llenas amigables,
yo desconozco el oro, lánguidas y tibias,
que acaso puede ser el tránsito admirable.

Pero he nacido siempre en ánfima sencilla:
la pulga nueva de las gárgolas, picante,
me viene a dar un beso raro en la mejilla
y yo le pido que se aleje, niña aparte.

Es la que ostenta labios físicos gigantes.
La que traduce esas palabras tan extrañas:
no quiere verme casi nunca en su donaire.

Quiero cruzar el ancho mar de los defraudes
y abrir así a la vida cándida su entraña.
¡La que se viste de pirámides y frailes!

No hay comentarios.:

Nos gusta Cuculí Pop