29 de junio de 2007

CLXXXIII.- La pata coja


Desde hace tiempo yo no creo en nada,
no quiero nada: ya no quiero saber
que la antipática de mármol acostada,
la sin espada, se ha dormido en el poder.

Semidesnuda tremebunda deforme,
la mojigata que se cree mujer,
la prostituta que vendó sus ojos
y vendió por una mosca su deber

Y que su libra inmaculada nos acoja,
porque creamos que ha cumplido su papel,
pero no quiere ver la viga ni la paja
y se ha podrido lentamente su merced.

La nula perra se ha escondido impotente
y se acompaña de una corte funeral,
que se ha olvidado de la furia de la gente,
porque a las cuatro de la tarde ya no está.

2 comentarios:

bajamar dijo...

Nunca me ha gustado el calificativo canino en los insultos, creo que no es muy justo con los perros, a quienes estímo mucho, y para calicación despectiva se podría llegar a ser más creativo...digo yo. En fin, aparte de eso, si. pero no sé si se ha olvidado...la verdad es que ya no la entiendo, no sé a qué lógica quiere responder...pero eso ha sucedido antes, varias veces, unas tres o cuatro veces con ellos también, o sea, no tiene que ver con ella o con que sea ella...

buen texto,
saludos

Anónimo dijo...

Sala de abogados de la cárcel de Temuco:
los condenados de siempre por la política
de exterminio de la vieja sociedad dividida
en clases van pasando. Mientras yo experimento
la despersonalización de mi actividad burocrática
y recurrentes ideas de resentimiento y desadaptación
asaltan mi cerebro maltratado por sus condiciones
objetivas de existencia. Entonces mi dudosa identidad
de fracasado titubea perpleja y desconcertada
ante la presencia de los que realmente no tienen
nada que perder sino sus cadenas. Sospecho un error,
un terrible equívoco: yo perfectamente podría estar
del otro lado, ser uno de ellos, lo soy a mi manera,
buscando refugio en mi adorado fracaso personal,
dibujando un poema en el tenue resplandor del sol
sobre las hojas verde opaco y el tallo morado
de un geranio en flor a través de las ventana enrejada.


(SALA DE ABOGADOS
Flavio G.)

Nos gusta Cuculí Pop