14 de junio de 2007

CLXXVI.- Mirasol Coralba


¡Yo digo que mañana siempre es más feliz!
El ingrato se asemeja mucho más al viento;
las miradas que hace rato nada más mordían,
se oscurecen: amanece y todo crece de nuevo.

La fragancia abandonada nos embriaga otra vez;
el influjo de su prisa nos da risa y llama
desde el centro de la cama, la impoluta preñez
que levanto, difumino, y ya veré mañana.

Día médico y ficticio, fraudulento y ranas
que se arrojan al pantano donde nunca más,
con la luz se va la furia y mi dulzura carga
vano polvo de la noche que jamás volverá.

¡Este sol que llega no es el que se acaba de ir!
Otra luna hay en su fuego, pluma y, luego, tambor
cuyo golpe de agua borra toda flora cicatriz:
cantanuncia que mañana viene mucho mejor.

1 comentario:

bajamar dijo...

yo lo siento teñido de esperanza...
y me gusta la esperanza...

si siempre es otro sol

mañana un nuevo sol
ojalá

y una nueva luna, eso es seguro.

el solsticio anuncia cambios,además de frío, "un nuevo orden perdura en las cosas". Luego del reposo, eso si.

un saludo cucú, desde estos otros girasoles de invierno

Nos gusta Cuculí Pop