14 de abril de 2018

DCCCXCI.- Haitianaturista



¿Qué prefieres, Bibí,
estar encadenada
o vender en el peaje
superochos por mí?

Muerta de frío en Mapocho
y el dieciocho siempre curá:
migraña en la mañana y le baila
a mi negra en la Vega Central.

En julio se empaña y florece,
Chile en septiembre: primavera rara,
que vuelve la luna tan oscura 
por la noche la luz de tu cara. 

Quédate, negra Bibí,
no vuelvas otra noche citatrás:
acompáñame mañana a la feria,
grita berenjena y hazte de mí.

Que te vivo como buen chileno: 
la bolsa de cuatro en Cien pesos
y al perro a tu casa le lleno 
su tacho cada tarde de huesos

Yo te expreso mi felicidad:
que buscaba lo mismo que tú
y juntos descubrimos la virtud
de la lucha por la dicha diaria.

Escúchame ¿te vas, Bibí?
Rica redonda teñida cobrisa,
pensándome haces pensar,
y te vas así, tan de prisa.

Ponte en mi lugar un rato,
mirando mañana el desfile:
quedate aquí, ponte en mis zapatos,
¡Oh, Bibí, quédate en Chile!

No te devuelvas, Bibí..

8 de abril de 2018

DCCCXC.- Mengañá Fantasía


Uno anda puro ocupado en su niúluc
pero hoy un gran amigo de hace varios 
años, me contó que este Facebook 
sólo es refugio para egos solitarios. 

Nunca antes me había sentido así:
cual fantasía individual, un juego
de soledad y vanidades, maniquí
exhibidor de sus entrañas y su ego.

Y no me basta con ser uno más
en este crudo aparador de engaños,
no me consuela ni me deja en paz.
Porque descubro que lo fui por años.

Pero lo más curioso es que también
quien me condena sufre su castigo,
porque venimos en el mismo tren:
lo he sido siempre y lo será mi amigo.

2 de abril de 2018

DCCCLXXXIX.- Mirán Doca Mino


La gente me para 
en la calle y me dice: 
Ríndete. Acostumbrate. 
Mira las baldosas de la acera.

Y yo digo no. 
Que no aborte la Era. 
Que palpite. 
Yo camino mirando las estrellas.

DCCCLXXXVIII.- Joven Daval



Miel que ha organizado la fiesta,
fuente cuasimodo berenjenas y maíz,
lágrimas resecas que se lleva una acequia
disueltas en el fango hacia el drenaje pluvial.

Todo lo que espuma nos alegra,
vértice de plumas que cosquillas viví,
páginas de pura leyenda,
ogros en desuso y patinetas en los pies.

¿Cuándo nadie pudo vivirse?
¡Cómo se ha dolido la esperanza sin clamor!
Donde el dolor y la perfumalasangre
se vinieron a vivir, pero se han ido ya.

Hartemos de vinoche las copas,
bailando entre cerillas encendidas por ti:
gritemos la eminencia fantasía
y quédate dormida allí, diciéndonos cumplí.

1 de abril de 2018

DCCCLXXXVII.- יהוה



Es muy extraña la relación con Él:
nos dice 'Yo soy el que soy';
nos abandona a la suerte de la libertad
y nos queda mirando como el papá
que mira al niño caer;
nos ama: nos pone a prueba;
nos enseña: permite que suframos, 
que nos engañen y nos aplasten; 
y debemos soportarlo por Amor a su Hijo,
que hizo lo mismo hasta morir,
y nos dijo: "Creed.
Mi reino no es de este mundo". 

Nos es invisible 
y de tal modo mudo 
que nunca sabremos 
si nos oye de verdad. 

Se nos oculta y nos exige amor 
y perdonar a todos, y respetar 
su innombrable y Santo Nombre,
con toda la Fe y sin dudar,
a cambio de la Esperanza 
que basamos en un libro
escrito hace veinte siglos
por oscuros patriarcas intolerantes,
por ex fariseos ilusos,
por perezosos pescadores analfabetos,
homofóbicos, machista, arrogantes,
que veían como todos al sol girando 
en torno a la inmóvil tierra fija..

¿Es que Dios no lo sabía?
La escoria de la sociedad
dedicada a curar la ceguera 
untando barro con los pulgares,
la lepra apoyando las manos
y la epilepsia cerrando simplemente los ojos.

Soy yo, Maestro.

DCCCLXXXVI.- Magestad Atentos



Salí del cascarón, 
sobreviví naufragios
y desdeñas la mirada 
que te busca la boca. 

Parir entre la noche
y la tortura que lleva
las burbujas de un amor
con desencanto y apatía.

Las mañanas frías
y la ducha sin canciones
para tomar decisiones
sin emoción ni melancolía.

Ser esa roca que a la arena mira,
un ser joviano de divina gravedad
y la bicha muerta por la edad,
que de mentira llega y de verdad se va.

31 de marzo de 2018

DCCCLXXXV.- Himno a la mujer que se descubre frente al monumento al ciudadano desconocido



Ama con alegría,
amiga del dolor:
sólo cuando sufres, amas
y dejas de amar
cuando recibes amor.

¡Error!

Ama feliz.
Sé feliz amando,
y si sientes pena,
ámate a ti misma.

29 de marzo de 2018

DCCCLXXXIV.- La Chunga




Ella también es mi luz y mi sol.

Esa es la magia de la existencia:
nadie enciende una lámpara
para guardarla en un baúl,
sino para colgarla en el centro
de la casa y, así, ilumine a todos.

Las tinieblas de la envidia
y el resentimiento desaparecen
cuando la luz se abre paso
llenando de colores el aire
y perfumando las almas con amor.

DCCCLXXXIII.- Amor Zero




Sonó la alarma
y desperté:
vi un niño desolado,
perdido
extraviada su alma,
vacía. 

Mía la culpa
no había sido.
Yo sólo solo
dormía.

Todo cobraba sentido.
Era la mía.

DCCCLXXXII.- Ponte Firme



Si alguno arrebatome
la felicidad
y dándole a mi cuello
latigazos, corre!
no sólo consiguó
que acelerase el tranco:
me supo el aire a vértigo
de crin, sudor.

Yo vengo desde niño
regalando risas
y dejo que se burlen
de mí seria dolor,
amor que confundí
con humillarme tonto,
tibieza que aprovecha
la rastrera cascabel.

Recuerdo que al final
me dijo: Ponte Firme,
mi padre me llamó
para lucharme fuera:
llorando cuatro noches
como si lloviera,
sentí que en su cabá
yo sólo quise huír.

DCCCLXXXI.- Porsiaca


Propongo hacer lo siguiente:
vaciar nuestra página gris,
volver a dibujarla de flores
y alzando su estampida al viento,
crear una libélula perfecta.

Su lagrima doncella volar
y retener en la memoria el rocío,
la prímula que flota en agua nieve,
mi niña que al final la recogía
y daba al cielo un nombre nuevo.

Cadenas que no logran atraparnos:
propongo comenzar a vivir
y dedicarnos por completo al sol,
llevándose las hojas blancas
que nunca volverán a llorar.

DCCCLXXX.- No me rendiré



¿Qué fue de tus albricias,
corazón vacío?

Llenábase de lirios
tu candor de guagua.
El ángulo del sol
tras la cortina crecía
y todo un aire círculo
amarillo dibujó.

Algo pasó. Nunca lo supe.
La luz de esa sonrisa
se cubrió de tormentas,
que taparon tus oídos
y se despertó
un largo calderón
anochecido, frío
y te encerró tras murallas de basalto.

Mi mano era una cálida pulsión celeste,
cincel que arremetía para aniquilar
al negro caporal de las cadenas, quise
echarlo a un precipicio donde nunca más.

Y luego te miraba
mas quedó en tus ojos,
de nuevo la cizaña y su maldito sabor,
cubrieron de cemento lo que tanto amaba,
pendiente en la cornisa tu fragilidad.

¿Que fue de tus albricias,
corazón dolor?

Yo quiero que en las cruces no haya clavos. 

¡Baila!

Abrazame desnuda
sobre el riel, Amor,
para que pase a nuestro lado
un carro y bese de nuevo nuestra piel.

Miremos las estrellas
que dibujan dioses,
y rompe la coraza
de tu caparazón.

DCCCLXXIX.- Frambuesas Forever



Nunca vuelve a recoger
del agua las mismas piedras,
la mano que sumergimos
en el helado caudal del río,
ni tampoco será el mismo
que viene bajando frío
o se pierde en el abismo.

Nada en realidad repite
su testaruda armonía:
un polluelo del nido corazón
como violín en su escondite,
al pulso del rojo tambor,
devuelve la sangre mía,
con el hierro que necesite.

Pero hay algo que no se va,
que siempre estuvo aquí,
un ojo invisible que habla,
la boca que te oye cantar,
la luna en su frenesí
o el sol que no miras nunca:
siempre andaremos por ahí.




16 de marzo de 2018

DCCCLXXVIII.- Alumbra



Una luz se abre paso y calculan
su espacio y su velocidad.
Mil fractales luminosos buscan
el signo vértigo de la oculta paz.

Yo recojo hojas secas y las guardo
en un bolsillo de palabras infinitas,
porque tengo en el alma lugares
que no tienen sonido ni color.

El abismo de todas las cosas
no se puede amarrar ni medir,
porque teje una araña inconclusa
y se pierde en un raro confín.

Lo que quiero explicar es que hay vida
donde nadie la puede encontrar,
un amor que no tiene medida,
una búsqueda eterna y me voy.

15 de marzo de 2018

DCCCLXXVII.- Perdón Juan Tenorio




Debe haber algunos tipos feministas,
a los que le han herido el amor propio
y se guardan la pena leyendo revistas,
se sientan a ver tele y fuman opio.

"No me hago preguntas y nunca dudo:
esas cosas no se le hacen a una mujer",
Mas flirtean con mujeres de cornudos:
"El viejo patriarcado ya va a desaparecer".

Pero yo tengo a gorilas y peludos amigotes,
que si saben que los cagan sufren mucho,
porque tienen una antena que detecta jotes:
se emputecen y lamentan pucho tras pucho.

Las mujeres feministas nunca dicen nada
si descubren que su amor les ha fallado,
se sonríen y festejan si les queda la cagada
y suben una selfie con su eterno enamorado.

Vida mía, Padre Eterno, Jesucristo redentor,
¿Por qué chucha fui altanero y orgulloso?
Este mundo no fue hecho para hablar de amor:
¡Soy romántico sexista, medieval y vergonzoso!

14 de marzo de 2018

DCCCLXXVI.- Borrón



Un día se me fueron alejando 
los amigos, los hermanos, los parientes,
los testigos fui dejado de lado
sin saber con quien hablar y penitente.

Hago cosas que no pienso ni predigo, 
digo cosas que probablemente no debí,
pero todos me conocen y me abrigo
en la esperanza de que sepan lo que fui.

No tengo nunca malas intenciones.
Me río de la vida y de mí mismo con humor,
pero estoy aquí rodeado de prisiones,
y no tengo las llaves para abrir el corazón.

¡Perdónenme, que estoy arrepentido!
No sé muy bien de qué, pero quiero volver
a sentir el oro grácil y sencillo
de la gente que me amaba antes de ayer.

7 de marzo de 2018

DCCCLXXV.- Melcocha


Cacha que ayer, después de la ducha,
hice la chancha y en la noche
cuando me eché con mi muchacha
en la covacha de bicho y cucaracha,
debajo de una colcha
y detrás de la casucha
que hay en la cancha
que está frente a un boliche,
pensaba en la desdicha
que en esta fecha
sentirá la Gordi Bache
con tanto cacho
y con la gente que la tacha
de rechoncha por comer anticucho
y salchicha, con tanta mala racha,
que por todo ese reproche
no debe estar muy chocha
con la piocha del guacho
que todavía le pincha,
y la copucha es que esa ficha
cuesta más que la concha
(sospecho que no sólo chauchas),
y no es para nada un cachivache
que se venda en un cambalache,
porque la antedicha tiene un broche
de oro que brilla como antorcha
y es puro derroche, sólo un chiche
para que el domingo se ponga la huincha
tricolor y se lo enganche con un pinche,
el rechuche su madre, fantoche
y contrahecho de derecha
que no escucha a la galucha
y que lleva un pantalón que no plancha
tan ancho y el paletó tan estrecho,
que parece una bombacha de peluche,
y al bajarse como flecha
de su porsche, atocha
a cada coche que cae en un bache
de una calle de Pancho,
o se agarra de las mechas
y hace tal berrinche,
que puro muestra la hilacha
y no lo aguacha ni su lacha
paliducha y facha, insatisfecha,
feúcha y pucha que es borracha
de tanta chicha que descorcha
y ponche en leche que pecha,
porque de todo le echa
la culpa al capucha que marcha
o al lonco mapuche que lucha,
y el macho cafiche de Pinocho
que debe haber leído a Nietszche
le puso la cincha
después de una mocha trucha,
para meterlo en la capacha
o enterrarlo en un estuche
y pa puro ponerse el parche
antes de la mancha
que le dejó un chinche
que le enroncha el buche;
pero el que siembra viento y escarcha
siempre tempestad cosecha,
porque le queda como poncho
lo que dice el dicho..
¡A la chucha!

1 de marzo de 2018

DCCCLXXIV- Cadáver Güenza



Según cuenta la leyenda, Pablo Honorato aún camina por las noches arrastrando cadenas rojas sobre los pasillos del tribunal de alzada capitalino, que entrevista a las estatuas de mármol mirando sus orejas, que ilumina su rostro de calavera con luces invisibles, que le grita a unos camarógrafos blancos que ya no están y que el eco desnudo y triste de su amarga voz da vueltas por las balaustradas, y se despide de los fantasmas que abrazan a Pablo Rodríguez, hasta que amanece y el guardia de palacio bosteza, abre las grandes puertas con su llave de bronce e ingresa nervioso el primer abogado de la mañana, para ir a anotarse en la pequeña oficina de la relatora y alegar cerca de las diez y media un recurso sin destino ante la segunda sala, donde espera dormido el reportero de la madrugada, con el micrófono apagado y el recuerdo de un viejo operativo que cubrió para el canal del angelito, con la policía civil.

28 de febrero de 2018

DCCCLXXIII.- Semeván Gelitos

 

Yo necesito urgentemente
volver a disfrutar el amor
de mis hijos adolescentes,
que han roto el cascarón.

Por la noche, el frenesí
de un instante, nada más,
infinito es para mí,
la bendita eternidad..

¡Que vuelvan a mi casa,
disfrazados de bebé,
que mi corta vida pasa
y una tarde ya me iré!

27 de febrero de 2018

DCCCLXXII.- Aprendímelo



Adoptar como propios los problemas de mis padres casi ancianos. Ya que el futuro aún no llega y el presente se esfuma en cada parpadeo, no me queda más que hacer de mi vida lo que ya fui; tengo que sobrevivir y lograr que mis hijos se eduquen y sobrevivan a las enfermedades y a los peligros: eso en Chile hace mucho tiempo que no es gratis. No tengo más opción. Debí renunciar hace tiempo a mis sueños por ellos y no pude elegir un trabajo que me gustase. Simplemente trabajo y debo velar por ellos. No puedo soñar. No puedo evitar sentir miedo cuando me asustan ni guardar rencor un tiempo si me traicionan. La vida es así. Te va enseñando a patadas. No puedo andar por el mundo dejando brotar lo que siento, porque puedo herir a muchos. 
Pero puedo amar. Amar sin discriminar y sin dividir a las personas, llamando a algunas 'correctas' y a otras 'incorrectas'.
Todos somos imperfectos, pero eso no nos vuelve enfermos.

19 de febrero de 2018

DCCCLXXI.- Champito Champeto




Disfruta del Santo Cielo
y escruta la luz mayor:
chumbeque de dulce vuelo 
adentro del corazón.

La Cocha tiene un secreto, 
raspando en el socavón, 
maquilla tus dos mejillas 
y mira la paz del sol. 

Camina más lento, un poco, 
mis pasos no alcanzarán 
tu prisa de tiza y fino, 
alegre conversador.

Esconde mi libro niño,
que fue mi imaginación:
me llamas con un silbido, 
cantando a Gilbert Becaud.

Que mire la Marianela,
que cante tu Campeador:
pregúntale a tus pupilos
y ordena tu velador.

Disfruta del Santo Cielo,
revisa las pruebas hoy
y deja para el domingo
el vino del profesor.

17 de febrero de 2018

DCCCLXX.- Candil



Mi padre se reiría de la muerte.
Andaría por la calle buscando amigos,
gritando bares por la ventana,
con ganas de mear.

Mi padre sabía que el dolor de la muerte
se apaga cuando encienden la luz,
y amando la vida terca
esperaba el amanecer.

Así es la vida llana de mi viejo:
uno justo en la boca de la rana
y perdidos cuatro tejos.

Partir puteando desnudo una noche,
porque amó la vida desnudo
y daba siete besos para siempre.

14 de febrero de 2018

DCCCLXIX.- Oscuridad de la casa




Quiero dar también las gracias
(aunque seguro tenga pa rato)
a la señora Doña Gloria Alicia,
que se puso en sus zapatos.

Chilenitos que nunca quisiste.
Criar a cuatro niños a los veinte.
Frente amplio de mujeres de Iquique.
¡Ahora y Siempre! ¡Ahora y Siempre!

El Nono por dentro nos es diferente
y tú lo viste morir antes de ayer.
Lo viste cuando diote su simiente:
lo viviste y lo sufriste, mujer.

DCCCLXVIII.- Pedro Ángel



Su vertiente inagotable 
de mágica alegría luminosa,
la que nos dio la vida.

Su generosa forma de irradiar
aquella humilde y misteriosa
carcajada de cada día.

Porque era un Ángel incapaz
de decirle que no a nadie nunca,
y siempre cumplió.

Su valentía optimista,
su pedagogía,
su melancolía risueña,
su corazón,
su Cristo en la tierra,
su resurrección.

Su ensalada a la chilena,
su buen humor,
sus porotos con rienda,
su velador.

El amigo inolvidable, 
el gran conversador.
Su desorden entrañable,
el Pedro que nunca negó.

La tabla en la mesa, 
el cuchillo y el licor.
La Laika en su regazo,
sus ojos de Dios.

Su alma infinita,
su cuerpo y su dolor.
Su vaso con agua,
su Nona más bonita,
su teatro en Pisagua,
su fábula exquisita.

Su insoportable partida,
su vida de profesor,
su recuerdo imborrable,
su descanso mejor.


No ha muerto. Esta vivo.
Se fue a buscar a Dios.
Sólo está dormido.
El candil no se apagó.




29 de enero de 2018

DCCCLXVII.- Sueños Imprevistos




Siempre hay un mejor amigo.

Una cuna donde cobijarse,
un desierto florido,
una noche donde hallar motivos
para pedir un deseo ferviente,
luminoso y escondido.

Siempre hay un mejor amigo.

Nos acompañamos,
nos reímos,
nos extrañamos,
nos distanciamos,
nos reencontramos,
nos perdonamos
y volvemos a ser amigos.

Siempre hay un mejor amigo.

Y no importa donde uno lo encuentre,
hay un tesoro tan grato
que sin buscarlo nos espera,
que no se consigue fácilmente,
que no es gratis ni barato,
y que no nos pertenece
aunque uno lo compre.

Porque se lleva en el corazón,
hay un mejor amigo, siempre.

28 de enero de 2018

DCCCLXVI.- Huracán Tinela






Información residual que mantiene esta brigada, más una llamada anónima hecha al nivel 133 y la denuncia de una persona que no quiso identificarse por temor a represalias, permitieron dar con el paradero de los sospechosos, que aceleraron el paso y denotaron nerviosismo ante la presencia policial, motivo por el cual se procedió a su fiscalización, no obstante uno de los imputados opuso tenaz resistencia ante el proceder policial, motivo por el cual el personal aprehensor debió hacer uso de la fuerza racional y necesaria para lograr su reducción.

Una vez que los detenidos eran trasladados hacia la unidad, procedieron a auto inferirse lesiones, golpeando reiteradamente sus cabezas contra el calabozo del dispositivo policial.

A posterior, se concurrió a su domicilio, y el propietario de la vivienda autorizó voluntariamente el ingreso del personal de esta brigada, firmando el acta respectiva, previa lectura de sus derechos, hallando al interior de la casa comunitaria una gran cantidad de evidencia que permitía presumir su participación en la instalación de los artefactos explosivos, tales como una bolsa de pasas y un póster del grupo de rock satánico Guns and Roses.

Junto con lo anterior, a los imputados le fueron incautados un total de siete aparatos de telefonía celular, los cuales fueron rotulados, remitidos bajo cadena de custodia y periciados por personal especializado de este servicio de inteligencia, hallándose en sus memorias gran cantidad de llamadas telefónicas, mensajería de texto, fotografías y conversaciones vía WhatsApp que los vinculaba directamente con los recientes atentados y actos terroristas incendiarios.

Es más fácil tragar basura que decir esta boca es mía.

DCCCLXV.- Siempretérito





Por aquel rincón
de los dolores
y al hondo pesar
de los temores,
la larga cola
del diablo se mete

¡2017, terco
y puerco, ya vete!

Nos gusta Cuculí Pop