19 de febrero de 2018

DCCCLXXI.- Champito Champeto




Disfruta del Santo Cielo
y escruta la luz mayor:
chumbeque de dulce vuelo 
adentro del corazón.

La Cocha tiene un secreto, 
raspando en el socavón, 
maquilla tus dos mejillas 
y mira la paz del sol. 

Camina más lento, un poco, 
mis pasos no alcanzarán 
tu prisa de tiza y fino, 
alegre conversador.

Esconde mi libro niño,
que fue mi imaginación:
me llamas con un silbido, 
cantando a Gilbert Becaud.

Que mire la Marianela,
que cante tu Campeador:
pregúntale a tus pupilos
y ordena tu velador.

Disfruta del Santo Cielo,
revisa las pruebas hoy
y deja para el domingo
el vino del profesor.

17 de febrero de 2018

DCCCLXX.- Candil



Mi padre se reiría de la muerte.
Andaría por la calle buscando amigos,
gritando bares por la ventana,
con ganas de mear.

Mi padre sabía que el dolor de la muerte
se apaga cuando encienden la luz,
y amando la vida terca
esperaba el amanecer.

Así es la vida llana de mi viejo:
uno justo en la boca de la rana
y perdidos cuatro tejos.

Partir puteando desnudo una noche,
porque amó la vida desnudo
y daba siete besos para siempre.

14 de febrero de 2018

DCCCLXIX.- Oscuridad de la casa




Quiero dar también las gracias
(aunque seguro tenga pa rato)
a la señora Doña Gloria Alicia,
que se puso en sus zapatos.

Chilenitos que nunca quisiste.
Criar a cuatro niños a los veinte.
Frente amplio de mujeres de Iquique.
¡Ahora y Siempre! ¡Ahora y Siempre!

El Nono por dentro nos es diferente
y tú lo viste morir antes de ayer.
Lo viste cuando diote su simiente:
lo viviste y lo sufriste, mujer.

DCCCLXVIII.- Pedro Ángel



Su vertiente inagotable 
de mágica alegría luminosa,
la que nos dio la vida.

Su generosa forma de irradiar
aquella humilde y misteriosa
carcajada de cada día.

Porque era un Ángel incapaz
de decirle que no a nadie nunca,
y siempre cumplió.

Su valentía optimista,
su pedagogía,
su melancolía risueña,
su corazón,
su Cristo en la tierra,
su resurrección.

Su ensalada a la chilena,
su buen humor,
sus porotos con rienda,
su velador.

El amigo inolvidable, 
el gran conversador.
Su desorden entrañable,
el Pedro que nunca negó.

La tabla en la mesa, 
el cuchillo y el licor.
La Laika en su regazo,
sus ojos de Dios.

Su alma infinita,
su cuerpo y su dolor.
Su vaso con agua,
su Nona más bonita,
su teatro en Pisagua,
su fábula exquisita.

Su insoportable partida,
su vida de profesor,
su recuerdo imborrable,
su descanso mejor.


No ha muerto. Esta vivo.
Se fue a buscar a Dios.
Sólo está dormido.
El candil no se apagó.




29 de enero de 2018

DCCCLXVII.- Sueños Imprevistos




Siempre hay un mejor amigo.

Una cuna donde cobijarse,
un desierto florido,
una noche donde hallar motivos
para pedir un deseo ferviente,
luminoso y escondido.

Siempre hay un mejor amigo.

Nos acompañamos,
nos reímos,
nos extrañamos,
nos distanciamos,
nos reencontramos,
nos perdonamos
y volvemos a ser amigos.

Siempre hay un mejor amigo.

Y no importa donde uno lo encuentre,
hay un tesoro tan grato
que sin buscarlo nos espera,
que no se consigue fácilmente,
que no es gratis ni barato,
y que no nos pertenece
aunque uno lo compre.

Porque se lleva en el corazón,
hay un mejor amigo, siempre.

28 de enero de 2018

DCCCLXVI.- Huracán Tinela






Información residual que mantiene esta brigada, más una llamada anónima hecha al nivel 133 y la denuncia de una persona que no quiso identificarse por temor a represalias, permitieron dar con el paradero de los sospechosos, que aceleraron el paso y denotaron nerviosismo ante la presencia policial, motivo por el cual se procedió a su fiscalización, no obstante uno de los imputados opuso tenaz resistencia ante el proceder policial, motivo por el cual el personal aprehensor debió hacer uso de la fuerza racional y necesaria para lograr su reducción.

Una vez que los detenidos eran trasladados hacia la unidad, procedieron a auto inferirse lesiones, golpeando reiteradamente sus cabezas contra el calabozo del dispositivo policial.

A posterior, se concurrió a su domicilio, y el propietario de la vivienda autorizó voluntariamente el ingreso del personal de esta brigada, firmando el acta respectiva, previa lectura de sus derechos, hallando al interior de la casa comunitaria una gran cantidad de evidencia que permitía presumir su participación en la instalación de los artefactos explosivos, tales como una bolsa de pasas y un póster del grupo de rock satánico Guns and Roses.

Junto con lo anterior, a los imputados le fueron incautados un total de siete aparatos de telefonía celular, los cuales fueron rotulados, remitidos bajo cadena de custodia y periciados por personal especializado de este servicio de inteligencia, hallándose en sus memorias gran cantidad de llamadas telefónicas, mensajería de texto, fotografías y conversaciones vía WhatsApp que los vinculaba directamente con los recientes atentados y actos terroristas incendiarios.

Es más fácil tragar basura que decir esta boca es mía.

DCCCLXV.- Siempretérito





Por aquel rincón
de los dolores
y al hondo pesar
de los temores,
la larga cola
del diablo se mete

¡2017, terco
y puerco, ya vete!

DCCCLXIV.- Antífona



Una mujer antillana
que pasó la noche con un antílope,
había tomado un antiácido
creyendo que era anticonceptivo:
quedó esperando un hijo anticlerical,
declaradamente antisemita,
y al nacer le llamaron El Anticristo,
pues era un perfecto antisocial,
un ser terriblemente antipático
que llevaba puesto un antiquísimo
modelo de curiosas antiparras
parecidas a un repulsivo antifaz
que fue usado en la antigüedad,
con el fin de cubrir sus cuernos invisibles.

Vestía un atuendo muy anticuado
y era adicto a todo tipo de antigripales,
que mezclaba con antioxidantes
y algunos extraños antibióticos,
pues suponía, de manera antinatural,
que no generaba anticuerpos
y sentía que había miles de antihigiénicos
microbios asquerosos y intidiluvianos
que lo obligaban a coleccionar antisépticos
y toda clase de radiactivos antipiréticos,
formulados con mineral de antimonio,
al que consideraba un antídoto
que actuaba de manera anticipada
para combatir venenos imaginarios.

DCCCLXIII.- Pseudónima Pop




Un pajarito muy sexy bum bum
me contó por ahí que las chicas,
elegían su linaje artístico según 
la calle en que de niñas vivían.

En eso se entretenían,
antes de ser vistas en pelota,
pensando en su nombre de pila
y tratando de recordar a la mascota. 

Si su más amada y linda perrita 
se llamaba así, por ser, Bobbi 
y la calle en que la parieron
era en honor a Ringo Starr. 

Se llamaría Bobbi Starr. 

Si tu Avenida de repente es Grey
y a tu tierna gata fina de chalé
sonaba power llamarla onda Sasha,  
te cociste, socia guacha: Sasha Grey.

Yo te vendría siendo la sexy Lola Ávila
y aunque como perrita Laika me den 
ay, venga papito y mamita baila,
abre bien tus ojos querida y Amén.

DCCCLXII.- Kalón



La emoción de la belleza
siempre nos abandona.

Cuando quiere quedarse,
cuando nos detenemos, 
nos parece que perdió su luz
o nos resignamos 
a su inmóvil pesadumbre. 

Y de pronto estas aquí, 
dentro de mí:
la emoción que canta,
la palabra latir.

DCCCLXI.- No con tanta frecuencia



Socavan la sana convivencia
más que la prepotencia y la violencia,
la indolencia y la indiferencia 
de Su Excelencia, con su ausencia.

La negligencia y la indecencia
han colmado nuestra paciencia. 
Por eso hay que crear conciencia 
con urgencia de esta experiencia.

Con prudencia y sin grandilocuencia,
podremos mantener la coherencia
y superar las carencias de la agencia
de inteligencia de los pacos culiaos.

22 de enero de 2018

DCCCLX.- Nuncanción



Cuando estamos juntos 
en el Planeta Sueños Míos
vuelo en un Aula Magna, 
canta un martín pescador 
y en el río, con las chanclas 
en las manos, las bastillas 
dobladas, las pantortillas 
mojadas, tú y yo pisando 
miles de piedras pulidas 
por el tiempo que pasó, 
y ya nunca más te vi. 

El gorrión no te olvidó..

20 de enero de 2018

DCCCLIX.- Reuniños



A todas las chungas y chungos del mundo,
que duermen y despiertan, que lloran y ríen,
que corren y caen, que bailan y viven,
yo canto el rumor de la vida en un segundo.

Y quiero que vuelen genuinos gorriones
con todos mis hijos tomados de la mano:
Pedrito, Luchito y la Nena como hermanos,
llevándole a Gabriela vestidos de canciones.

Hunde con la mano mi cabeza en la almohada
sobre el blanco y oscuro precipicio vacío
de la cama dulce y blanca, para verme dormido
y tocarme los ojos con una carcajada.

16 de enero de 2018

DCCCLVIII.- Abrecíbemejor



No he vuelto nunca más a ser el mismo de siempre:
vestido de colores que no logran ver,
me tocan levemente y me contraigo recluso,
cual íntimo ojo niño caracol y me voy.

Hermanos de mi hermano que me ignoran de pronto,
detienen el caudal anaranjado que hay en mí:
me hundo cabizbajo en agua quieta solo,
castillo avergonzado con un eco temor.

¡Abrázame encontré monos osadía tonto!
Hagamos una ronda alrededor de ti:
cantemos una jarra de licor questando
la eterna sinfonía de reír clamor.

No quiero despedirme todo el día de todos,
andando entre murallas que me dicen que no.
Despiértame, levanta mi agua tibia del pozo
y trigo manzanaire chiquitito perdón.

DCCCLVII.- Piedra sobre piedra



Él trata de esconder a pericotes viejos
que bajo la sotana llevan una coronta:
burlándose de Osorno, la que sufre por tonta,
son clavos que martillan a Jesús de lejos.

Yo quiero que vuelva Juan Pablo Wojtyla, 
que tantos le querían decir algo o llorar
y llega Maradona disfrazado de mamila:
diciendo que no hacemos lo correcto y mal.

10 de enero de 2018

DCCCLVI.- Magnéticolorido


Béla Bartók es el prototipo inabarcable 
del niño irrepetible en la campana
impredecible, impenetrable, pulcra, 
implacable y funeral. 

Me despierta cada día:
no puedo dejar de oírlo.
Me ve mordiendo una manzana
que, con forma de viola,
vibra y cobra calor cuántico
y, volando, color de melancolía.

Y su síncopa sinuosa y sonora,
sabrosa y vespertina,
saltarina y seminal
me hace dormir gutural
y extasiado en el intrincado
poliedro de su hidrógeno
retículo de plumas inagotables.

Béla Bartók es la agonía que nace, 
el amanecer de las estrellas 
y el sol en su interior.

Béla Bartók. 
Béla Bartók.

7 de enero de 2018

DCCCLV.- Aravelippi



Los hijos ya han crecido
y volando se despiden.
Yo los miro y les pido,
impaciente: ¡No me olviden!

¡Que vuelva su niña voz,
que se rían de la gente
y se duerman los dos
en mi hoguera eternamente!

Mas la tregua del tiempo
no existe en realidad:
arrojé una flecha al viento
que ya nunca volverá..


6 de enero de 2018

DCCCLIV.- Lamparanoia


Hay un ángel al acecho, oscuro
sobre el techo y un cuervo dentro mío
que carcome y gruñe su espanto de miedo,
la cruz del vacío.

Hay un grito de niños, un juego abandonado
y ancianos elegantes con juventud de puercos,
que hablan de mí, que me ven silbando
y oyen mis canciones.

Hay ocasiones
en que sólo la soledad me salva:
tomo un libro del anaquel y me sumerjo
ansioso dentro de él, para huir
de una calavera amarilla
que me sigue por la noche
y me quiere alcanzar.

Hay un día infinito allá afuera,
rondas de sabuesos,
un siniestro perfume de carabinas,
y vago dentro de la casa
callado, enjaulado y pregunto
qué quieren de mí.

Hay un ángel de acero,
un buitre cayendo en espiral
sobre todos los horizontes
donde habita mi vida:
es el pájaro tras la carroña
que toca con un martillo de mentira
todo el sordo pulso mudo
de esta agonía invisible.

1 de enero de 2018

DCCCLIII.- Ella en un rincón gelada


Si pudiese despertar aquello
que se oculta, escarabajo bandido
en ese sitio que no he podido hallar
o tocar con la nariz desesperada,
cual cortamar que quiere labios y peces,
dejando estelas de rubor en el agua
al respirar su terciopelo blanco
para nadar, sólo nadar dentro de ti.

Nunca es la ocasión ni encuentro el sitio:
la nube de ansiedad me tensa
y el viento maloliente se me hace visible,
porque estoy como rumiando el rojo calor
que es un siniestro deseo gravitando
dedicado a suponerte, candoroso
y me acerco temeroso mirándote,
para dar con el lecho de tu flora,
para sernos agua fauna alguna vez
y develar por complacernos, despertar,
si yo pudiese de algún modo despertar
aquello todo, lo que está en silencio.

O dejar que alguna noche no duermas
y me mires a los ojos cerrados
y te poses cual paloma en su lecho,
contemplando mi estertor vencido
y, palpitando en el dolor de nuestros pechos,
te sumerjas para ser dentro de mí.




29 de diciembre de 2017

DCCCLII.- Gnomosexual



Cumbres lograba en su pieza..
Jamás se vio algo similar:
tanta cosa en la cabeza
del famoso Nevastolirán.

Veía en 7 dimensiones,
y supo de la buena mesa.
Entereza tenía, y en ocasiones,
cara rara, y fértil pereza.

Logró penetrar en el Ser
de las cosas imposibles
y en el invisible placer
de suponer lo inaccesible.

Gente llevaba a su casa
a tomar sopita de pollo y huevo.
Repartía el solito las tazas
y siempre contaba algo nuevo..

Y caminaba sumido en sus cosas
con ese perseverante afán
que a veces tienen numerosas
personas, como Nevastolirán.

26 de diciembre de 2017

DCCCLI.- Nada nuevo nadando bajo el sol submarino



Me encuentro en la fila imaginaria del banco a una señora que no existe y que me pregunta: ¿Qué sustenta al Universo?

Creo que es la gravedad, respondo en seguida. Es como la respuesta más lógica. Pero decir que es la gravedad, nos mete en otro problema: aquello que sustenta al universo, lo condena sin embargo a la desaparición definitiva sumido en un colapso inexorable de atracción enervante y desoladora por el cual el cosmos se engulle así mismo como aquel monstruo que los Beatles encontraron en su cinematográfico, musical y prodigioso viaje animado a bordo del Submarino Amarillo: un mundo que no puede evitar atraer todo hacia sí, que en lugar de boca, tiene una trompeta aspiradora compulsiva, que lo engulle todo sin remisión. La gravedad sería entonces como un mecanismo terrible para concentrar todo el Ser en algún sitio ignoto, que nos conduce al absurdo de imaginar un punto infinitamente pequeño al interior de algún agujero negro colosal.

No obstante, la existencia de los agujeros negros no ha sido refutada ni por la observación ni teóricamente, hasta la fecha. Existen efectivamente objetos lejanos que se ajustan a los modelos matemáticos que predicen la existencia de estrellas hipermasivas, cuyo colapso genera zonas infinitamente pequeñas donde la gravedad es tan alta que nada escapa a su influjo.

Ahora bien, según entiendo, los agujeros blancos son un postulado no demostrado, pero sugerente, que pretende dar respuesta a la pregunta acerca del lugar donde está o ha quedado la materia, la energía y la luz que un agujero negro parece haber atrapado sin escape posible, cual devorador de mundos. ¿Dónde se ha ido tanta existencia? Acaso en algún otro lugar perdido del cosmos hallaremos agujeros blancos merced a los que, cual vertiente estrepitosa aparece a borbotones el antónimo de todo aquello que se tragó el monstruo negro en otra región y en otra ocasión de este retículo inacabable con que se ha extendido la totalidad. Es como una hipótesis, como un sueño inquietante.

Más inquietante aún resulta imaginar que, si no hay gravedad suficiente para lograr el equilibrio o la involución, nos espera otro infierno: el alejamiento inexorable y la desintegración progresiva de toda la materia y de la energía universal, hasta llegar al abismo oscuro y silencioso de la nada final, acaso sólo partículas, idénticas, inertes.

Creo que el Universo es insostenible si dejas pasar las horas y las vidas hasta el infinito y la eternidad, cualquiera sea la dimensión que escojas para contemplar el movimiento perpetuo o para oír las campanadas del bullicioso silencio divino.

Las 'dimensiones', como el nombre lo sugiere, son modelos matemáticos. No vivimos en una, cuatro o treinta dimensiones, sino que observamos los fenómenos recurriendo a ellas según el caso. Dos dimensiones en geometría de polígonos, tres en astronomía planetaria y cuatro en cosmología de la gravitación universal. Son herramientas para conocer, no fenómenos. El sonido, por ejemplo, existe sólo para quienes tienen oído. El sentido humano coloca entre las cosas fenómenos que en sí mismos no tienen existencia real. El sabor, la luz de una estrella, el viento que golpea la frente, todo existe en relación con nuestros sentidos. No hay realidad sin sensibilidad. Aquí abajo, en nuestra tierra amada, tampoco hay sonido si no hay un ser viviente preparado por la naturaleza para oír. Con nuestra mente hacemos cada tarde el mundo bullicioso y luminoso que nos toca el alma.

Cada tarde, digo y luego dudo de todo: que a escala cósmica pueda hablarse siquiera de que algo ocurrió "un día". Un día nuestro es nada para la Vía Láctea. La nada está llena de cosas, de todas las cosas que nos rodean. El colapso que dio origen a todo puede estar ocurriendo -y de hecho lo está- actualmente en algún lugar. La Gran Explosión de todo o la nada uniforme y perpetua, ocurren ahora en algún lugar lejano de la eternidad. Acaso ambas sean posibles. Mirar a la noche es ver, en el instante de un parpadeo, el pasado, el presente y el futuro de millares de galaxias, estrellas, planetas y seres.

Señora, nada de esto es idea mía.. lo he leído en alguna parte, le digo. Pero la señora ya no está y el banco ha desaparecido.







22 de diciembre de 2017

DCCCL.- Pablo Emilio Pedro Luis



Ellos son los príncipes de oro
que me hacen feliz sólo mirando.
Son mis más preciados tesoros:
el alter ego de Pedrito Armando.

Tercos amores, de colores y abrigos:
compañeros de juego y de cariño,
mis machitos, mis mejores amigos.
Los dos niños.

DCCCXLIX.- Nunca Chilupi



Yo tengo mi laguna verde:
inmóvil, genuina y paciente,
y me conformo con sus algas,
con sus musgos y sus peces.

Un abanico del tamaño del sol
va dando pánico suspiro de espuma:
ala marina exhalación enorme,
tan apremiante que dura un eón.

Vulcano en su núcleo de hierro,
que es magma, silicato y basalto.
Nubes de naranja en los cerros
y oro mar, que se ve desde lo alto.

Algo al Creador debe haberle ocurrido,
en un tiempo tan remoto que se pierde,
así que no podrán saber si sigo vivo
ni tampoco donde tengo mi laguna verde.

DCCCXLVIII.- Ilegal Opera Dorno



Recién tochenta días festivos,
con una falsa pata ortopédica
y un buen servicio para el Fosis,
con permiso administrativo.

Por un simple malentendido,
su repentina licencia médica:
por algo parecido a la enfermosis,
que hasta marzo me tenga dormido.

Llevaría mi pecé y mi calendario
en la mochila y mi cantimplora:
el ministro más dichoso y estravagario.
El más estrafalario y a pata pelá.

Yo quiero ser un funcionario
ayer, mañana, siempre y ahora.
Lo importante es ser Subsecretario,

de lo que sea, de cualquier huevá.


DCCCXLVII.- Pregón Narciso Litaria



Decir 'soy especial,
muy diferente pero normal',
y pretender que la gente que nos ama
se resigne al vacío y la indiferencia,
es una demostración arrogante
de desafección egótica
que está tan lejos del amor
como la violencia doméstica.

Luchar por amar,
hacer esfuerzos por dar sentido
y admiración a la pulsión natural,
afectiva y sensual
que el más próximo de los prójimos
siente por cada uno de nosotros,
es precisamente lo que yo entiendo
por amor en su más prosaica
y humana dimensión.

Todo consiste en abandonarse
y ser la misma luz en cada lugar,
vivir, soñar, esperar o alegrarse,
sentir, cantar, mirar y amar.


DCCCXLVI.- Hades Loratadina



Se llora pero también se ríe
si se tiene suficiente experiencia,
mas querer hallarle cada santo
remedio a todos los males,
y su cura a toda dolencia,
por enfermarse de cuidarse tanto
sobrevivir para vivir de todos modos.

Eso de ser simultáneamente
sano, impoluto y gozoso:
y al tarro con barro del barrio,
preferir la clínica indemnidad
de restarse al franco misterio,
vertiginoso volantín chistoso
de amar por amar al mugroso
fuego de la sucia eternidad.

Ya sabes que uno es estos días
sin saber ni cuándo ni dónde,
esa tercalavera que ríe asesina,
habrá de hallar aquel oscuro lugar
donde cada uno se esconde,
para llevarte conmigo, y a los dos,
una fría noche con bufanda a navegar
a la eterna muerte en primavera.

DCCCXLV.- Cumple con tu debertiginoso


Santa Claus en el polo norte
debe tener igual de chatos
con planillas Excel y reportes,
a los duendes, a cada rato.

"Informa tasa de medición trimestral,
2017, de cumplimiento de metas,
con 46% de regalos envueltos mal
y un alto índice de felicidad incompleta".

Denepear, archivar, guardar, envolver.
y las causas antiguas dejar de investigar.
¡Fabricar ochenta drones más que ayer!
Diciembre es diciembre en todo lugar. 

DCCCXLIV.- Felicidadmirable




Viernes que baila borracho
al ritmo de frenadas, allá lejos
y arrogantes bocinazos peligrosos.

Me desnuda una pantera invisible,
convaleciendo de mi propia sombra,
mirando ampolletas que duelen
en la eterna cama sin sábanas
para alojados que nunca llegan.

Que el insomne ornitorrinco loco
estudió escatología de laicos,
oyendo el rugido del cielo:
y acontece que soy feliz.

Instantánea paciencia nocturna
de tortuga acostumbrada al rumor
desesperante de los grillos negros
que no están en ninguna parte,
pero esparcen su violín infinito,
incesante que llena el silencio
de un bosque demasiado pequeño
para lograr que nos embargue la pena.

Por eso creo que soy feliz.

Por la cáscara tortuga empecinada,
por el sol al que le dimos la espalda,
por la música de todas las goteras
que marcan el pulso de la gente:
la que duerme y que sueña con dinero,
con trabajo, gasolina y con relojes.

Yo miro moscas por esa ventana
y digo terco que soy feliz
por primera vez en mi vida
y desde el mismo día en que nací.

12 de diciembre de 2017

DCCCXLIII.- Talagante


En Lucas Pacheco cantan los gallos, 
apenas despunta el amanecer
y corren niños en Veintiuno de Mayo.
Hay otro mundo tras la línea del tren.

La media luna de la plaza redonda 
y ese largo camino a Melipilla, 
la noche borracha en la vieja fonda
y el ají más rico de la sopaipilla.

Hay un viejo sordo, todo el día quieto.
Un bello sol tras las ventanas de la Fiscalía
Hay dos millones de amigos secretos
y toda una mañana buscando peluquerías.

Yo amo ese plato nuestro de cada día,
con sonrisas claras y abrazos anchos
de compañeros que me esperan todavía,
¡Que importan las moscas y el olor a chancho!

Sé que a veces hago lo que no debo,
hoy o mañana, siempre, antes de ayer;
pero yo quiero estar allí de nuevo.
Yo sólo quiero volver, y volver, y volver..

Nos gusta Cuculí Pop