21 de noviembre de 2017

DCCCXXXIII.- ΙΧΘΥΣ



Puedes ser el mejor y más piadoso peregrino,
ser generoso, ser amistoso, ser Testigo
lleno de Fe, alegre, cariñoso, divino
perdonar, y ser llamado el mejor amigo.

Tener 11 N°6, aunque seas del hampa,
colgar tu cara de empleado el mes entero:
no mentir, no robar, ni hacer trampa
y entregarle la chequera a Carabineros.

Abrir la jaula y liberar canarios atrapados,
meter un día las dos patas en la arena
y ayudar a recatar cientos de ballenas,
uno puede ayudar a cruzar a un jubilado.

Pero si no tienes el corazón del otro en el alma,
si no cuidas de verdad el corazón de los demás,
todo eso no sirve de nada, porque no te salva.
Vale exactamente nada y se llama vanidad
.


1 de noviembre de 2017

DCCCXXXII.- Cuculí Bélula



Mi dulce Angelito,
lunar de caracolas
y de mensajes escritos
en un cristal sobre las olas,
para viajar al infinito
y descubrir que hay una sola
luz de corazón bendito,
como la flor en su corola,
para la abeja y su apetito.

22 de octubre de 2017

DCCCXXXI.- Pez Julepe



Casi siempre resulta tener mejor
a los peces gordos, no tan cerca.
No es que les tenga mucho temor,
pero la mala fe es demasiado terca..

Ahora voy a nadar en el fondo
desde hoy o mañana o pasado,
triste, cicatrizado y hediondo,
pero fijándome en todos lados.

¡Vuela, pajarito nuevo que sana!
Y despliega tus alas de candor,
que ya se acaba con la campana,
este recreo sin pena ni dolor.

DCCCXXX.- Cuarentonto



Llega la hora en que duermo
con remedios para todo lo que duele
y aunque, no obstante me consuele,
siempre sigo estando enfermo.

A la mañana siguiente me tardo,
lavando, planchando y te escucho
decirme: ¡Ya no más puchos
y que te cuides, Luis Ricardo!

La procesión es harto larga
y cantan gaviotas que vuelan:
Hay que cuidar la vela
y tragarse las gotas amargas
.

Si llego a morir a los noventa,
por años en larga caminata
se ira la vida sin darnos cuenta:
y un día nos cobra y nos mata.

20 de octubre de 2017

DCCCXXIX.- Dejad que los niños vengan a mí



Cruel como la guerra del golfo,
¿Habrá algo en la vida más cruel
que ser bombardeado por Adolfo
y que Stalin te libere de él?

Pero hoy el Vaticano es a Dios,
lo que una piedra en la mano a la perla,
y creo que Juan Pablo pudo verla
pero en Chile hubo cosas que no vio.

Ahora Che Bergoglio visita otra casa
y a otro mundo distinto, que no lee
esos libros en los que casi nadie cree.
Jesús no siempre sabe lo que pasa.

Antes el amor era más fuerte y fiel,
pero varios de vosotros iréis a ver
a ese argentino, charlatán y mercader,
aunque tengáis miedo de mirarlo a él.


18 de octubre de 2017

DCCCXXVIII.- Cazador Ambulante



Llevaba muy adentro el oscuro rugido
de siete grandes aviones transparentes
y, rodeado de tanques invisibles,
vio venir la cruel conspiración
que le iba a arrebatar en tinieblas
sin aviso la vida con aquella mano
que no parece demasiado ajena.

Un bombardeo de dolor lo agobiaba
pues sentía que lo habían traicionado,
y se quedó combatiendo solo
en la casa donde tanto se sufre.

Despidió a sus seres queridos,
y en medio del asedio final
pronunció un último discurso
que pocos alcanzan a oír.

Así honraba con su vida
la palabra empeñada,
que con algo de amargura y decepción
juró cumplir hace cincuenta años.

Y llega el momento de la muerte
anunciada, querida y recordada
por aquellos que lo viven para siempre.

17 de octubre de 2017

DCCCXXVII.- La Flor Sopla



Obedecía, como buen novato,
dedicado cada día a cumplir
inteligente, y cobraba barato
o no pedía nada más para mí.

Aquellos días se han ido lejos..

La bella y candorosa luz dorada fue
apagada como apagan a los viejos.

Me entregué por entero a la pega,
ayudando y levantando la mano,
lealmente como debe ser la entrega,
diligente, muy cordial y sano
iquiqueño de caliche y corazón
testarudo, pero siempre de pie:
aquella dulce margarita murió.

Finalmente me vine a Santiago,
ignorante de la mala voluntad
sempiterna de los tristes vagos
caprichosos, que sin dignidad,
altaneros y pedantes hicieron
lo imposible, con inicua maldad
indecente, y cómo me dolieron:
ahora todo va a quedar atrás.

Decidido me largo del infierno:
es la vida que comienzo a vivir.

Caminando de nuevo por la calle,
hare lo mismo que siempre soñé:
ir aprendiendo sin que desmaye
la belleza candorosa de mi Fe.
Eso es exactamente lo que haré.


11 de octubre de 2017

DCCCXXVI.- Dueña conmigo



Hoy ha vuelto esa dulce mujer 
a abrigarme de nuevo por la noche: 
pasión invisible que habita la niña 
alegría de mi sueño corazón. 

Ninguna me mira como ella lo hace, 
porque nadie ha visto nunca en mí 
lo que suavemente besa me ilumina
y canta y ríe mi cama en silencio.

Y no era ciertamente la más blanca 
ni la pantera vestida de tinieblas,
sino la gracia y la ternura en la voz
de aquella extraña nocturna curiosa.

Yo quiero ser su magistral amando,
la tibia lumbre de morir con ella,
la maravilla flor mirándome se va,
para vencer la oscuridad mañana.

Que me visite otra vez al dormir,
la veo venir y conocerme jugando,
y sentirme y tocarme y amar.
Cierro los ojos por volver a verla.

6 de octubre de 2017

DCCCXXV.- Odiarjona



Lo lamento, pero Arjona 
sólo estiércol para mí
cagarruta de paloma,
un leproso colibrí.

Rima estar, como si nada,
por amar, todo le rima
y tener junto a la almohada,
a la señora de la esquina.

Y salvar con la vecina
o la nana en la cocina,
la gestora en la oficina,
de repente alguna prima.

Se le rinden sólo burras,
como ebrias de salón,
pero siempre queda alguna,
que se abruma y dice no.

Y reduce a las mujeres
su razón para cantar:
aunque es claro que no quiere
otra cosa que mamar.


DCCCXXIV.- Santiagonía



Estoy enfermo de melancolía
y una rara tormenta me cubre hoy,
porque un ingrato me amarga el día
y me muestra lo insensato que soy.

Estoy atado a una dolencia vacía
y no la matan comprimidos recubiertos,
ni ver pasar toda mi vida en alegría.
Un taco eterno me mantiene despierto.

Quiero dormir y despertar soñando,
hacer del sueño el mejor evento,
donde una clara tibia tarde temblando,
la Goga llega y me abriga del viento.

Pero no está, que mi niñez se ha ido
acostumbrando a ser un grato recuerdo.
Colgaré a Santiago en los ganchos del olvido
y volveré a las escaleras del Puerto.

22 de septiembre de 2017

DCCCXXIII.- Desarmagedón


Cercano se aproxima el equinoccio  
de la luna nuestra Cuarta Primavera  
es la fruta que juntos de pronto  
vamos una noche a morder. 

El barco que aguarda en el Puerto  
y el Capitán que nos espera: 
el sobre que no hemos abierto,  
el árbol que será madera. 

La flor que está salva y sana  
todavía es melodía en el botón  
la música que cada mañana  
nos despierta en cada colchón. 

El día en que ante toda la gente  
reunida en la cubierta del galeón 
jurando declaramos fervientes  
delirantes palafitos nuestro amor.

15 de septiembre de 2017

DCCCXXII.- Divina Vocación




Me figuro que el azar también oculta
de algún modo una rara voluntad,
un sentido que no percibimos
cuando vemos ciertas cosas raras
sin poderlas ni quererlas predecir.

Algo que no es un albur,
sino un enigma demasiado veloz
para ser una mañana descifrado.

Cuando no fue posible predecir
alegremente determinados fenómenos,
se dijo que era Dios el que estaba
detrás de la terca incertidumbre.

El tiempo ha pasado
y la causalidad le ha ido
quitando terreno a la casualidad.

¿Existe un modelo matemático
para saber qué cara del dado
habrá quedar mirando al cielo?
¿Y otro para dibujar la fisonomía
futura de los fractales?

Si aún no, pronto habrá uno.

Detrás de todo ahínco,
hay un Genio Fibonacci
potente digital universal,
empujando sin detenerse
al azar que se aleja de espaldas
para caer en aquel abismo
donde se había desplomado
nuestro viejo Dios que ha muerto.

Y aquello que no obedece
ni responde al parecer a nada,
se vuelve asunto nuestro
al arroparlo en la razón.

Si hubo un motivo y una causa
en aquello que hace siglos relegábamos
al acertijo de una voluntad misteriosa,
¿por qué no creer entonces
en el conocimiento cual helecho
desplegándose todos los días,
infatigablemente;
y llenar nuestro saber de certezas
con el lento paso del tiempo
y el avance del conocimiento?

El azar es el sinsentido de la ignorancia.

¿Por qué pretendemos hallar
una voluntad, una persona
detrás de la causalidad?
¿Es que acaso saber que la sucesión
de los hechos obedece a serie previsible
de modos reiterados de acontecer,
quiere decir que necesariamente
son digitados por una conciencia
deliberada desde hace mucho?

Acaso sea posible dar con el origen
y el destino del Espíritu,
cavando una fosa en la entraña
del pasado o vislumbrando en el infinito
la amalgama probable del mañana.

Sabemos tan poco,
que decir no es posible es imposible
o al menos improcedente,
porque todo puede ocurrir.

Azar llamamos a eso.

Yo digo que rendirse al azar
es entregarse el desconocimiento
y que saber la causa es promover
la existencia de una conciencia
mayor que la individual.

No imponer tajantemente su existencia
en el discurso, pero sí quererla,
desearla para abrigar la esperanza
de algún día dar con el origen
de un sentido personal y genuino.

La velocidad del enigma es incuantificable.

Miramos al cielo de la noche y fijamos
la mirada en la titilante luz de una estrella:
la vemos fija, invariable y decimos
qué hermosa y brillante.

Pero en el minuto que nos toma decirlo,
pasaron inexorablemente millones,
allí donde la luz se origina.

Es inevitable que la intrépida energía
deba atravesar el cedazo del tiempo,
de la distancia inconmensurable
y de nuestra mente que quiere volar.

Renacen, crecen, se multiplican,
mueren y resucitan seres lejanos,
planetas desconocidos,
cambiante energía y vida en abundancia,
durante los eones que viajan
dentro de un respiro.

Somos y vemos remedos de luz.

¿Cómo entonces, pretendemos
que no hay un propósito escondido,
si la mayor parte del Ser
se nos escapa inevitablemente?

Lo mismo vale para el minúsculo
pentagrama de lo más pequeño,
sitio donde jamás sabremos
qué ocurre sin tener que zambullirnos
en el todo para cambiarlo todo.

Tanto lo lejano como lo diminuto
es y no es simultáneamente:
el instante en que decimos soy,
es la nada para el que nos mira
a nuestro lado, y desde otra galaxia.

La persona a quien llamamos afortunada
cree con toda su alma que merece lo que vive.

Constatar eso es reconocer una tercera mirada,
la que dice inmenso y a la vez lejano,
microscópico telescopio al interior del cielo.

Podemos decirlo, pero no vivirlo.
Quien posee esa mirada de diamante
existe al menos como ese espíritu
que suponemos vivir
para pensar sin contradecirnos.

Suponer su presencia es el paso siguiente.

Decir dónde está el enigma
que queremos y acaso podemos
develar, antes de morir.

10 de septiembre de 2017

DCCCXXI.- Ad Eternum



Ramiro, el esperpento, ha llegado
a la madura y enaltecedora
edad de la privación y la falta.
La era perdida y aniquilada.

Ramiro, lentamente
fija la mirada en los obstáculos
que evita para caminar,
para seguir caminando
hacia no sé dónde,
buscando algo,
una fuerza mística,
una luz de alegría
o un almácigo de juventud,
una corriente que golpee la popa,
que le permita desobedecer
al timón del tiempo y no morir.

Dicen que Ramiro está pedido,
pero todos lo estamos desde siempre:
desde antes de nacer, supongo,
porque un día tal vez hubo vida
esperando que llegase Ramiro,
y habrá seguramente otra
mucho antes de venir al mundo.

Otro mundo.

O la nada imprevista y perenne,
ni bien la vida se vuelve memoria
y homenaje, rosa fúnebre y tumba.

Tengo un hálito latido con ecos,
y un río de sudor impregnándose
y queriendo volver a vivir,
otra vida en otro mundo,
otro día
.

31 de agosto de 2017

DCCCXX.- Rasca Predena



Yo tenía un tío que guardaba un sable,
su foto de Pinocho, la casa en Vitacura,
un hijo militar y dos hijas muy puras,
piscina, todo gratis y un auto impecable.

Vivir con Gloria o morir con honor:
era hijo de mayor y nieto de coronel.
Purgó en la CNI, pero no era tan cruel,
porque supo cuidarse y un día jubiló.

Feliz en la piscina: pensión de invalidez,
con nietos militares, la sangre perdura.
Orgullo de oficial que goza la vejez,
la foto de Pinocho y la casa en Vitacura.


DCCCXIX.- Universidad Superior José Victorino Lastarria



Voy a impartir un diplomado,
pero un diplomado en serio:
contrato a 6 fiscales mal pagados
y le pido un CAE al ministerio.

Quince obreros matriculados
y trece mujeres emergentes.
Los ausentes, todos presentes
y promovidos, los reprobados.

Fundamentos de la corchetera III
Introducción a la fotocopiadora
Metodología de la taza de café
y en doce cuotas, para promotoras.

Si quieres tener gratuidad,
pélate una papita..
o sal a la calle de nuevo a marchar,
pero ponte una vocera bonita.

DCCCXVIII.- Arrepentino Cavilargo Toñal



¿Cuantos calmantes hay que tomar
para disfrutar de la última caída del sol
en la tarde placentera del mundo?

¿Cuantos días de reposo absoluto,
para ver sonreír a uno de mis hijos
y dar gracias por vivir en la tierra?

El alma blanca del orbe perecerá
y, con él, la línea dibujada en el mar
por cientos de miles de gaviotas grises.

La cumbre más alta del éxito humano
es un terrón de azúcar en mi taza de té,
y todo se vuelve veneno, si lo dejas vivir.

¿Cabe rabia en un compás de calderón?
Grita el vértigo procaz de una hoja seca
cual si fuera el destino para niñas felices.

Repite incesante su péndulo grácil
el viento parco de la dicha inalcanzable,
y yo quiero viajar en seguida, algún día.

Nos gusta Cuculí Pop